Revista Pandecta Primavera 2018
2 mayo, 2018

Temas de Derecho II (Segunda época)

Prólogo

 

Hay en la Escuela Libre de Derecho un pequeño número de aulas, aulas que quedan perplejas ante las ideas ahí congregadas, sobre un establecimiento con aires de libertad se levanta la voz de aquellos que exijan ser escuchados. El deseo de libertad y conocimiento dan rumbo al pensamiento y le vuelven inquebrantable, sereno y certero.

¿Qué hace grande a esta Escuela? Todos creemos saberlo, repetimos la historia de aquel glorioso 1912, nos vanagloriamos de los cargos rimbombantes de nuestros egresados y miramos con desdén a más de un estudiante de cualquier otro linaje, repetimos las palabras honor y disciplina por doquier, pero me cuestiono si las últimas generaciones hemos estado construyendo algo, si estamos colocando mármol al Imperio, o sólo rendimos aposento ante sus ya labradas y viejas columnas.

Jurista, palabra que aparenta sinonimia de la abogacía, pero que representa secretamente mucho más que ésta, es verdad que no se puede ser jurista sin ser abogado, cierto es también que no todo abogado merece ser llamado jurista. Tal vez ahí estribe la clave, aquella fórmula que convierte a hombres en leyendas, y a un puño de piedras en las aulas que transforman nuestras vidas. Probablemente hemos extraviado la palabra, o nos hemos rendido ante intentar alcanzarla, o aún peor, tal vez pensamos en los juristas como una raza extinta o como la pintura de un hombre con toga y corona de laurel adornando la portada de algún inútil libro de Derecho Romano.

En la presente edición hallará, querido lector, el sentimiento prístino de un jurista, la afirmación intrínseca de su existencia en el siglo XXI, la negación misma ante el rechazo cotidiano de lo pasado.

Tengo el honor de presentar ante ustedes la muestra clara del latente Derecho, de ese que se vive y se captura, pero que jamás se detiene, ideas que fluyen y convergen en un diálogo entre los más grandes juristas y sus más talentosos aprendices. Temas de Derecho es el foro en el que dialogan las ideas de cualquier procedencia y se comparten conocimientos sin importar escudos, edades o que se esté del otro lado del mundo.

Me enorgullece colocar en sus manos una serie de artículos que entrañan algo más allá de lo jurídico, verdaderos maestros que ven triunfar a todo aquel dispuesto a aprender, juristas destruyendo barreras de lenguaje y distancia, guías verdaderos que impulsan el pensamiento creativo, mentes críticas que obligan siempre al máximo esfuerzo.

Agradezco especialmente el apoyo incansable del Señor Rector Don Luis Díaz Mirón Álvarez, al consejo inagotable de Don José Manuel Villalpando; a los Profesores Fernando Martínez García de León, Claudio Juan Ramón Hernández de Rubín y Humberto Pineda Acevedo por dotar de sentido a la palabra Maestro; a todos los alumnos y profesores que construyeron esta obra.

Al Consejo Editorial, mi aplauso más sincero.

En todo lo que nos hace más libres a los Libres, les pido que enseñemos al mundo la palabra JURISTA, que no se nos permita jamás olvidarla.

Anahí Lucero Castillo García
Directora Editorial de Pandecta

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *