MARADONA
15 febrero, 2018
Ausencia de una vida
1 marzo, 2018

BEAT GENERATION: LOS ÍCONOS DE LA CONTRACULTURA NORTEAMERICANA

BEAT GENERATION: LOS ÍCONOS DE LA CONTRACULTURA NORTEAMERICANA.


Por Mateo Mansilla Moya.

 

Concentrate on what you want to say to yourself and your friends. Follow your inner moonlight; don’t hide the madness. You say what you want to say when you don’t care who’s listening.”

― Allen Ginsberg.

 

De ser un pequeño grupo de amigos escritores que se reunían en Columbia University, en la ciudad de Manhattan, durante la década de los 40, la Beat Generation pasó a ser un influyente movimiento literario contemporáneo en Estados Unidos de América que llegaría a su punto máximo en la década de los 60, habiendo reunido en él no sólo a escritores, sino también a poetas, artistas visuales, músicos y cineastas, de costa a costa del país. Los miembros de esta contracultura estadounidense de la postguerra, plasmaban en sus trabajos ideales que, en su época, eran disonantes. Y, a pesar de ello, la importancia que tuvieron la podemos ver reflejada en nuestra actualidad.[1]

 

SURGIMIENTO DEL MOVIMIENTO:

 

Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, los jóvenes universitarios estadounidenses (entre ellos Jack Kerouac, Neal Cassady, William S. Burroughs, Allen Ginsberg) empezaron a cuestionarse la política y la cultura de su época. Estaban inconformes con el materialismo de su sociedad, con la cultura del consumidor, con la “hipocresía” de la generación de sus padres y con el capitalismo destructivo del espíritu humano y anti-ético para la equidad social.

Este descontento con su situación empezó a verse reflejado en sus textos, en los que plasmaban temas que, en ese entonces, eran considerados tabúes (como sexo y drogas). Esto, por supuesto, les dificultó conseguir la publicación de sus textos por parte de editores que no los comprendían.

La Beat Generation alcanzó, al fin, su fama a mediados de los 50 en The Six Gallery, en San Francisco: el lugar donde los poetas Philip Lamantia, Michael McClure, Philip Whalen, Gary Snyder y otros tantos pertenecientes al movimiento renacentista de San Francisco[2], se reunían para llevar a cabo uno de los más notorios eventos literarios realizados durante la década de los 50: la lectura de poesía que organizaban Allen Ginsberg y su amigo, Jack Kerouac.

En 1955 en 311 Filmore Street, donde se encontraba The Six Gallery, Allen Ginsberg dio lectura a su poema “Howl”, donde hizo uso de un lenguaje y sexualidad explícitas, y habló de personas y lugares miserables y del estupor y el éxtasis de las drogas[3], experimentando con su escritura y rompiendo con tabúes sociales. Cuando acabó, los poetas que lo escucharon, lo aclamaron y se unieron al movimiento.

Entre los poetas que más tarde se añadieron a la generación beat, podemos recordar en una primera generación, a: Gary Snyder, Lawrence Ferlinghetti, Michael McClure, Philip Whalen y Lew Welch; y, en una segunda generación, a: Bob Kaufman, Diane DiPrima, Ed Sanders, Anne Waldman y Ted Joans.

 

LA PALABRA BEAT:

El 16 de noviembre de 1952, The New York Times Magazine publicó un artículo en el que John Clellon Holmes introducía por primera vez el término: “This is the beat generation”. Allí, Holmes aludía a una noticia –publicada por un periódico nacional– que trataba sobre la historia de una chica californiana que había sido detenida por fumar marihuana; al hablar al respecto con un reportero, alguien tomó la fotografía de la chica: su pálida cara –según narra Holmes– no parecía estar corrompida; la única queja que esta reflejaba en su expresión, siendo parte de una nueva generación en la que una de cada cinco personas eran consumidoras, era: “¿Por qué no sólo nos dejan en paz?”. Esa misma cara fue captada por distintas cámaras en distintas personas y lugares en Estados Unidos una vez acabada la guerra: en la del delincuente que estaba siendo sentenciado por haber robado un carro o en la de los titulados que creían que, como las pequeñas empresas habían ya muerto, debían encontrar un lugar en las empresas más grandes; era, según lo dice el artículo, una cara “brillante, común, realista y desafiante”: la cara de una generación beat.

El término, sin embargo, no fue creado por Holmes, sino por su amigo Jack Kerouac en 1948. Él insistía en que el término “beat” era una abreviatura de “beatífico”, aunque sus compañeros preferían la acepción de golpeado, derrotado[4]; término del slang que era usado por los jazzistas de la época como sinónimo de “exhausto”, “en el fondo del mundo”, “rechazado por la sociedad”.[5]

El término beatnik, por su parte, lo acuñó de manera despectiva Herb Caen, periodista del San Francisco Chronicle, en abril de 1958: unos meses antes de que Rusia mandara el Sputnik I al espacio. Caen escribió: “Look Magazine hosted a party for 50 Beatniks… and over 250 bearded cats and kits were on hand…” Por supuesto, los poetas beat no estaban contentos con que se les asociara con esa palabra, y decían que había sido una creación de los medios; Allen Ginsberg se refirió a esta como “the foul word beatnik” e, incluso, pensó que Caen cuestionaba el patriotismo de los beats por agregarle un sufijo soviético a la palabra “beat”.

 

THE BEAT GENERATION:

Como mencioné anteriormente, los beats rechazaban los valores y las costumbres de la clase media estadounidense. Los libros de Kerouac, Ginsberg y Burroughs se volvieron piezas literarias de gran influencia en la juventud norteamericana, tanto que muchos de sus lectores ya querían ser poetas y rebelarse contra las limitaciones de la sociedad americana de los 50s y los 60s.

Boinas, lentes de sol, jerséis negros de cuello de tortuga, barbas de “chivo” (en los hombres), fleco y mucho maquillaje en los ojos (en las chicas) y un libro de poesía eran de riguer para muchos jóvenes estadounidenses que querían verse fuera de lo convencional. El nuevo y apasionante jazz era la música de su elección y los bongos eran los instrumentos sin los que se vería a un beatnik. Frases como “Daddy-O”, “cool, man, cool”, “strictly dullsville” eran cotidianas en sus expresiones.

Los beats comenzaron a verse casi como un estado de la mente, como una manera alternativa de ver a la sociedad; el anti-materialismo y la contra cultura eran cuestiones del fuero interno de las personas, más que la superficialidad de las posesiones materiales.

Musicalmente, su influencia se hizo extensiva haciendo, incluso, que los Beatles emplearon la palabra en su nombre para hacer referencia a ellos. Ray Manzarek –miembro de The Doors–, por su parte, fue citado diciendo que quería ser un beatnik, y Jim Morrison fue fuertemente influenciado por Jack Kerouac.[6]

Jack Kerouac escuchándose en la radio.

¿CUÁL ERA SU FIN?:

A través de la palabra, el misticismo orientalista y las drogas[7], los autores que formaban parte de este movimiento –revolucionario de pensamientos– estaban interesados en cambiar la conciencia de las personas y en desafiar el estilo convencional de escritura; deseaban, habiendo sido esta la razón de sus surgimiento después de la Segunda Guerra Mundial, deshacerse de lo que ellos consideraban “hipocresía” por parte de la generación que les precedía.

 

Artículo para la edición 2015 – 2016 de la Revista Pandecta.


[1] Después de haber sido arrestado Lawrence Ferlinghetti, tras haber publicado la poesía beat de Allen Ginsberg, se abrieron las puertas a la libertad de expresión en Estados Unidos. Al respecto, se puede leer la sentencia: Ferlinghetti vs. The People of the State of California.

[2] El Movimiento Renacentista de San Francisco consistía de varios grupos de poetas que, tras la Segunda Guerra Mundial, se habían mudado a San Francisco en busca de restos de la cultura bohemia en E.U.A.

[3] GINSBERG, Allen. Howl and other poems.

[4] COSTA, Jordi. La Generación Beat. Litorales. Diciembre 2014.

[5] Kerouac confesó a sus alumnos en Brandeis College que “beat” originalmente sí quería decir “infortunado, depresivo”, pero que después había tenido una revelación una mañana en una iglesia en su pueblo natal, Lowell: con lágrimas en sus ojos, tuvo “una visión de lo que realmente debí haber querido decir con “beat”… quise haber dicho beatifico.” Retro galaxy. Beatnik. Consultado en enero del 2016 en: http://www.retrogalaxy.com/culture/beatniks.asp

[6] The Beatnik Generation. Voices of East Anglia. Checado en enero de 2016 en: http://www.voicesofeastanglia.com/2011/10/the-beatnik-generation.html

[7] COSTA, Jordi. La Generación Beat. Litorales. Diciembre 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *